Las personas que padecen este tipo de trastorno, suelen tener un patrón prolongado de comportamientos, emociones y pensamientos que es muy diferente a las expectativas de su cultura. El problema es que estos pensamientos interfieren con la capacidad de la persona para desempeñar en las relaciones interpersonales, el trabajo, familia, y otros contextos.