Estrés y síntomas

El estrés nos afecta a todos. Aunque no lo creáis, hasta las personas más tranquilas sufren estrés en algún momento a lo largo de su vida, sin importar la edad. Afrontar algunos exámenes, empezar o cambiar de trabajo, casarse o divorciarse, dar a luz, pasar por un duelo o una pérdida, educar a tus hijos, acontecimientos inesperados…son solo algunas de las situaciones que pueden provocarnos un nivel elevado de estrés si no sabemos adaptarnos adecuadamente a esa nueva situación, haciendo que la salud se resienta, y mucho. Si no se trata a tiempo puede también derivar en trastornos mentales como la ansiedad o la depresión.

La capacidad para soportar el estrés tiene un límite. Si se prolonga en el tiempo, puede provocarnos cansancio y tensión, tanto a nivel físico como mental, aumentando el riesgo de contraer enfermedades, razón por la que debe ser considerado como una amenaza para la salud.

Bajo un estado de estrés, sufrimos cambios en 4 niveles diferentes:

A nivel emocional: depresión o ansiedad, irritabilidad, miedo, nerviosismo, confusión, fluctuaciones del estado de ánimo, etc.

A nivel cognitivo: excesivo temor al fracaso, excesiva autocrítica, olvidos, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, pensamientos repetitivos…

A nivel conductual: risa nerviosa, trato brusco hacia los demás, incremento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, aumento o disminución del apetito, llantos, rechinar los dientes o apretar las mandíbulas, etc

A nivel físico: tensión muscular, manos frías o sudorosas, insomnio, dolores de cabeza, fatiga, problemas de espalda o cuello, indigestión, respiración agitada, perturbaciones en el sueño, sarpullidos, disfunción sexual, etc.

A cada persona le afecta de una forma diferente, no todos sufrimos los mismos síntomas.

También es importarte aprender a identificar los síntomas y las situaciones que nos provocan estrés, ya que en mucho de los casos ni siquiera sabemos que lo estamos sufriendo, o a niveles tan elevados.

Si crees que puedes sufrir estrés o no sabes cómo afrontarlo, es recomendable acudir a un especialista, donde te enseñaran las técnicas y pautas apropiadas para afrontar y solucionar mejor todos los acontecimientos que te provocan este malestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *